Código Único de Procedimientos Penales

Código Único de Procedimientos Penales

  • Germán Molina Carrillo

El pleno del Senado aprobó —con 103 votos a favor y 7 en contra— la reforma constitucional que permitirá a los mexicanos contar con un Código Único de Procedimientos Penales. Una reforma al artículo 73 de la Constitución, el cual faculta al Congreso de la Unión para que expida la legislación única en materia procedimental penal, de mecanismos alternativos de solución de controversias y de ejecución de penas que regirá en la República en el orden federal y en el fuero común.

Se expedirán leyes generales en materia de secuestro y trata de persona, que establezcan como mínimo los tipos penales y sus sanciones; estas leyes tomarán en cuenta la distribución de competencias y las formas de coordinación entre la Federación, las entidades federativas, el Distrito Federal y los municipios.

De igual forma, la legislación que establezca los delitos y las faltas contra la Federación y las penas y sanciones que por ellos deban imponerse; así como legislar en materia de delincuencia organizada.

El Código Único tiene como propósito fundamental la homologación en todo el país de las condiciones del ejercicio al derecho de una justicia pronta y expedita.  La unificación de los Códigos de procedimientos penales, derivado también del “Pacto por México” (compromiso 79 del punto 3.4), es excelente para nuestro sistema judicial penal ya que con la existencia de 32 códigos penales en cada una de las entidades federativas y uno federal, había que cargar uno diferente dependiendo del estado  y además de  lo que se consideraría conducta delictiva, pues para un mismo delito (el aborto) en algunas entidades federativas puede merecer una pena de 5, 10 o más años de prisión, depende del lugar donde se encuentren; no sin dejar de mencionar que en el DF está parcialmente despenalizado.  

Varias organizaciones de la sociedad civil avalaron el Código Único: México Evalúa, Instituto Mexicano de los Derechos Humanos y Democracia, México Unido contra la Delincuencia, Fundación México SOS, entre otros y sostuvieron reuniones y comunicación con el senador Pablo Escudero para continuar con los trabajos iniciados con el Licenciado Beltrones Rivera; se hicieron observaciones sustanciales, además de destacar las bondades de un Código Único como:

El beneficio de un Código Procesal Penal Único es la estandarización de las reglas que deberán utilizarse para la investigación, persecución  y procedimiento penal en el país.

Permite contar con un proceso penal que sea más atendible para todos.

Aumenta los niveles de coordinación de las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley.

Permite clarificar cuáles son las responsabilidades y competencias de las autoridades involucradas en la procuración y administración de justicia.

Permite hacer más homogéneos los programas de capacitación de los profesionales que operarán con el sistema (policías, agentes del ministerio público, defensores públicos, jueces, así como auxiliares del sistema de justicia).

Genera certidumbre y seguridad jurídica para la población  y para todos los que intervienen en el proceso penal.

Permite la protección efectiva de los derechos fundamentales de todos los involucrados.

Además de las ventajas de este Código Procesal Penal Único como:

Disminuir los conflictos con la federación vía juicio de amparo con los estados.

Cumple con el principio de progresividad del derecho internacional de los derechos humanos.

Esclarece las competencias entre el fuero federal y común.

Contiene experiencia teórica y práctica  de operadores directos en el sistema acusatorio mexicano.

Considera experiencia de las entidades federativas, tomando en cuenta códigos y experiencia de todos los estados que ya habían empezado la reforma, e inclusive a la de aquellos que lo hicieron antes de la reforma de 2008.

Incluye la secuencia de las audiencias y sus objetivos, entre otras más ventajas.